Reacciones ante la muerte de Eluana

Primero la mía: yo me alegro de que haya muerto. Ciertamente no de cómo ha muerto, pero sí de que hayan de dejado de sufrir ella (si sufría) y su padre. He visto muchos pacientes en situaciones similares a la de Eluana y sé que sufre mucho más quien la ve que la propia afectada. He visto a muchas familias cuidar a uno de sus miembros enfermos hasta el heroísmo. Pero todo ha de tener un fin y me he alegrado cuando este fin ha llegado de modo natural.
Pueden comprobar en Internet las reacciones de los medios. En general, los medios apoyan que se le haya suspendido la alimentación. También entre el público presente hubo división de opiniones, como en los toros. En general, parece haber en las sociedades occidentales un viento a favor de que se permita la eutanasia. Casos como el de Eluana utilizados mediáticamente predisponen a la sociedad occidental a su propio suicidio.
Dentro de este tema casi la única voz que se levanta defendiendo al enfermo y su vida parece ser la de la Iglesia Católica. Lo cual hace que muchos reaccionen con rabia e incluso odio cuando ésta expone su postura.
Muchos de los que critican la “crueldad” de la doctrina católica nunca en su vida han visto a un enfermo y su postura deriva en gran parte de un miedo (justificable) a encontrarse en una situación similar. Que sepan que quienes cuidan los enfermos que los grandes especialistas no quieren, a los que los médicos de primaria tienen abandonados y que sólo ahora empiezan a apreciar los médicos dedicados a cuidados paliativos , son gente que ha entregado su vida a esos enfermos sin posibilidad de curación, pero que todavía tienen dignidad. Su dignidad se expresa siendo atendidos como personas cuando ya muchas otras personas no quieren saber nada de ellas. Por ejemplo las que cuidaron a Eluana durante años.
Recientemente tuve la oportunidad de visitar el Cottolengo de Santiago de Compostela. A pesar de que hay muchas ONGs, muchos políticos que prometen contratar a Izaskun y mucha palabrería… quien de verdad cuida a los enfermos que nadie quiere son muchos católicos (en este caso unas monjas) que dedican su vida a ellos (también otros pero, éstos están en primera fila). Quien de verdad, está cuidando a quien lo necesita es la Iglesia Católica.

Reblog this post [with Zemanta]
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: