La industria de la reproducción asistida en acción

Dicen que en España no somos competitivos: falso. La permisiva legislación española para las industrias reproductivas hace que estas sean auténticas potencias mundiales en el campo. No es que inventen ningún fármaco que cure la infertilidad (eso las arruinaría), no es que su investigación en el tema sea puntera (que hasta podría serlo)… pero a la hora de comercializar los embriones “sobrantes” no tienen rival ni les falta imaginación.

(Sigan leyendo tras el salto)

El artículo de referencia es este del Telegraph:

Hundreds of IVF embryos donated ‘without consent’

El tema es que parejas británicas acuden a una clínica en Barcelona en la que son sometidas a técnicas de reproducción asistida en la que se generan varios embriones, de los cuales se implantan sólo unos cuantos. Los embriones “sobrantes” son almacenados en las clínicas por si la pareja quiere más hijos. Pero muchos padres no se deciden a eliminar, donar para otras parejas o donar para investigación estos embriones, cosa que la ley española permite sin ningún problema. Y la carga es para las clínicas que tienen que conservar estos embriones congelados con el coste que ello conlleva (no deben de decir nada a la pareja al principio porque de lo contrario tendría que cobrarles más, digo yo). En España se modifica la ley y los embriones de británicos, que para ser utilizados en otros pacientes o para investigación deberían ser consultados previamente, se usan sin consentimiento de sus ¿padres?.

Y he aquí que el genio hispano se impone, no sin una pizca de compasión y resuelve el problema de los padres biológicos, de los padres finales y … de la clínica que mata dos pájaros de un tiro.

“They value so much these embryos which, in fact, are brothers of their children already born, that they cannot make a final decision and that is why they leave it to medical team of the centre to make that decision.”

Los valoran tanto que los tiene congelados a la espera de no se sabe bien qué. Los valoran tanto que los generan para su gusto y satisfacción, y luego los olvidan. Los valoran tanto que no los pueden tirar a la basura. Los valoran tanto que algunos padres esperaban que fuesen destruidos sin más. En fin, los comentarios de algunos ¿padres? son como para llorar… o vomitar si me apuran.

Pues la próxima vez antes de hacer algo que en su país no es legal, que se lo piensen quince veces y no lo hagan.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: